Inicio Superalimentos Consejos para utilizar el Germinador de Semillas

Consejos para utilizar el Germinador de Semillas

0
421

Una forma de aprovechar al máximo los nutrientes de los cereales y legumbres es germinarlos. Los granos de cereales y legumbres son alimentos muy concentrados, pero debido a su bajo porcentaje en agua, junto con su riqueza en almidón y proteínas, no es recomendable que se ingieran crudos.

Con la germinación, por la acción de la enzimas presentes en el propio grano, el almidón se transforma en azúcares más simples y las proteínas se descomponen en aminoácidos. Además se activan enzimas y se sintetizan vitaminas que no estaban presentes en el alimento seco.

Se puede resumir en que la germinación es una predigestión que hace a los granos de cereal y a las legumbres más digerible, a la vez que libera las energías latentes en el grano. De hecho, el grano antes y después de germinar es considerado nutricionalmente como dos alimentos distintos.

Cualquier grano es adecuado para germinar, aunque los más adecuados son la alfalfa, la soja verde y amarilla, las lentejas, el fenogreco y los guisantes. Par germinar el grano se necesita un germinador, agua, y una condiciones ambientales adecuadas: agua, aire, ambiente cálido (20 a 25ºC) y oscuridad.

Os voy a explicar como funciona el germinador que tenemos en www.suplments.com. Es un germinador de barro de tres bandejas, y lo comercializa El Granero Integral. No es muy aparatoso, podéis consultar las medidas en la ficha del artículo: http://www.suplments.com/el-granero-germinador-artesanal.

Germinador el Granero

 

Estas son las instrucciones que da el fabricante para germinar las semillas de forma fácil y limpia, y que nos permitirá tener brotes frescos de forma habitual:

1. Lavar los granos y colocarlos en la bandeja inferior, la que se situará justo encima del plato.

2. Se llena de agua el plato de la base y se introduce en él la bandeja en la que hemos puesto los granos y se tapa.

3. Se coloca en un lugar oscuro y cálido. Este proceso dura 3 horas para la alfalfa y el fenogreco y de 12 a 15 horas para las lentejas, guisantes y soja.

4. Pasado el tiempo indicado en el apartado anterior se quieta el agua y se enjuagan con agua tibia los terminados. Se vuelven a colocar en un lugar oscuro y cálido.

5. Los días siguientes se riegan y escurren la semillas. Pasados unos días el germinado ya está listo. Sólo queda exponerlo a la luz indirecta del sol durante un día para que aumente su contenido en clorofila.

6. Con el resto de bandejas se realizará el mismo proceso, comenzando un  par de días después, lo que permite tener terminados en su punto en todos momento. Las bandejas nuevas irán ocupando la parte inferior, y las más antiguas irán ascendiendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *