Inicio Nuevas tendencias nutricionales Desarrollo Económico y Educación Nutricional

Desarrollo Económico y Educación Nutricional

0
89

Muchos de los problemas nutricionales en los países desarrollados vienen dados por la falta de información. Por un lado, la población no sabe cuáles son sus necesidades de nutrientes y por tanto, no puede planificar una dieta adecuada. También desconocen cual es su gasto energético diario, y por tanto hay un riesgo tanto de exceso como de defecto de aporte de calorías, produciéndose obesidad o delgadez extrema.

Equilibrio y Variedad en la Dieta

Un hecho dietético que se produce a nivel mundial es que el aumento del poder adquisitivo va ligado a una mayor inclinación por alimentos ricos en grasas y en proteínas de origen animal, al menos en un primer momento de este nuevo “estatus” económico y social.

En los países desarrollados, a pesar de que hay suficiente variedad de productos a disposición de casi toda la población, no se traduce necesariamente en una dieta equilibrada y variada, sobre todo en los jóvenes, que con frecuencia rechazan muchos alimentos, y sus dietas se vuelven monótonas y poco saludables. Si a estas edades no se promueven los buenos hábitos alimentarios, en la edad adulta es muy probable que la dieta no mejore.

Algunos cambios en la alimentación que conlleva el desarrollo económico son positivos, como el mayor consumo de pescado y de frutas y verduras frescas que nuestros antepasados, aunque todavía en cantidades menores que lo que muchos nutricionistas recomiendan.

Un aspecto negativo de la tendencia en alimentación en los países desarrollados es el abandono de grupos de alimentos básicos como los cereales. También se fue abandonando el consumo de alimentos básicos y baratos como el pan, del que hay la percepción de que engorda, y las legumbres. En los últimos años, por la recesión económica, está revalorizándose estos alimentos.

La dieta mediterránea tradicional se ha valorado en todo el mundo por sus beneficios sobre la salud, pero se ha de tener precaución ya que, mal concebida, con un exceso de calorías, sumado a la falta de actividad física, también engorda.

Aún en la sociedad avanzada en la que creemos vivir, los alimentos no se conocen bien. No se conocen aspectos básicos de la nutrición, como los grupos de alimentos, cómo se modifican los nutrientes con los distintos tipos de cocinado o cómo conservar los alimentos correctamente, desde el punto de vista higiénico y nutricional.

Gasto de Energía

El principal responsable de la energía que nuestro organismo consume diariamente es el metabolismo basal, que representa el 65% del total de este gasto energético, y no se puede modificar. Se emplea en funciones como hablar, la circulación sanguínea, mantener la temperatura corporal y para las necesidades básicas. Se debe, en primer lugar calcular cual es la demanda energética del metabolismo basal de cada persona, y también debemos conocer el gasto de energía que produce el ejercicio físico, que sí se puede modificar. El último componente del gasto de energía que se ha de conocer es el esfuerzo energético que realiza cada cuerpo al absorber los nutrientes de los alimentos.

Política Nutricional

Los programas comunitarios de educación nutricional son los que tienen más éxito a nivel mundial. Los que se llevan a cabo a nivel municipal pueden ser muy prácticos, ya que a esta escala hay mayor contacto con los ciudadanos y se sabe cuales son sus posibilidades de adquisición de alimentos y de realizar ejercicio físico.

Aumentar los impuestos a productos menos saludables es una medida que todavía se está debatiendo en los países en los que se ha aplicado, y no ha mostrado todavía beneficios mejores que políticas positivas, como subvenciones que favorezcan a los productos más saludables, favoreciendo que se consuman más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *