Inicio Dieta equilibrada El Tamari, sabor con salud

El Tamari, sabor con salud

1
599

El tamari es una salsa hecha a base de soja, agua y sal. Se obtiene fermentado todos estos elementos durante un periodo que va desde los 18 a los 24 meses, durante el cual se transforma su sabor y aroma, pero además se enriquece en muchos nutrientes y sustancias beneficiosas para el organismo humano.

El ingrediente mayoritario del tamari es el agua (60 %). Es una salsa rica en sodio (contiene un 19% de sal) y también aporta en cantidades significativas carbohidratos (9,5 %), proteínas (5,5 %), calcio y ácido acético.

El tamari y la salsa de soja o shoyu se confunden con mucha frecuencia. El tamari, a diferencia de la salsa de soja, no contiene trigo, siendo apto para personas intolerantes a este cereal (como en la enfermedad celiaca), y suele ser menos líquido y con un sabor más intenso.

El tamari puede emplearse como sustituto de la sal, realzando mucho el sabor de los alimentos, a la vez que aporta más nutrientes que la sal común, que solo contiene cloruro sódico y, a veces, yodo.

Por su sabor intenso combina mejor con carnes y pescados que con verduras. Unas gotas de tamari son suficientes para dar sabor la comida.

Al tamari también se le han atribuido propiedades beneficiosas para la salud. Alguna personas añaden cuatro o cinco gotas de tamari a la infusión té para ayudar a combatir el cansancio.

El tamari tiene efecto remineralizante. Ayuda a alcalinizar el pH sanguíneo favoreciendo la energía y la conservación de huesos y dientes entre otros efectos.

La riqueza en ácido acético de tamari también contribuye a su actividad alcalinizante, además de ayudar a la eliminación de muchos microorganismos dañinos que puedan estar en los alimentos.

El tamari, como la mayoría de los alimentos fermentados, favorece la asimilación de los nutrientes de los alimentos y una buena digestión.

En el ámbito culinario, es difícil saber muchas veces si el producto que se ofrece el tamari o salsa de soja. El tamari, al no contener trigo, es más caro que la salsa de soja. Además se ha de tener en cuenta que no lleve sustancias añadidas como azúcar, caramelo o glutamato gonosódico, que dan un sabor agradable al producto pero sin las propiedades medicinales que el tamari autentico adquiere por la fermentación. Al ser la soja un ingrediente importante de su composición, algunos consumidores valorarán que proceda de soja de cultivos ecológicos no transgénicos (no OMG).

  • Hummus con Pan de Pita

    El Hummus es una crema típica de la gastronomía árabe. Normalmente su ingrediente base son…

Un comentario

  1. victor alonso

    8 agosto, 2016 en 15:48

    excelente explicacion, la comida macrobiotica es muy buena para la salud y con estos productos que saborizan y ayudan con sus prppiedades a tener una vida mas sana, gacias por el articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *