Inicio Nuevas tendencias nutricionales Fast Food y Crisis Económica

Fast Food y Crisis Económica

0
117

A día de hoy, comer en una franquicia de comida rápida puede resultar más barato que que comer un menú económico en un restaurante. Así en algunos países, como Estados Unidos, donde se da claramente esta situación, el consumo de fast food está aumentado con la crisis económica, ya que además de ahorrar dinero también se ahorra tiempo.

Desde 2008 se hablaba de que era inevitable que con la crisis económica se produjera un aumento del consumo de fast food, por ser una solución para las personas que necesitaban comer algo rápido, rico y barato. Ante estas previsiones, las grandes compañías de comida rápida han aprovechado la crisis y han lanzado campañas específicas centradas en esta situación económica y social, intentando impulsar y promover las comidas preparadas como una alternativa económica y cómoda de alimentación, y han realizado grandes inversiones publicitarias en un momento en el que otras compañías recortan gastos. Estas empresas apuestan por orientar los hábitos alimenticios de la población ofreciéndoles la comida preparada como una buena alternativa contra la crisis económica.

Además, las empresas de alimentos preparados no han subido el precio de sus productos, a pesar de que pueda haber aumentado el precio de las materias primas, y en algunos casos incluso han reducido los precios o han elaborado productos más económicos específicamente destinados a atraer a los consumidores más preocupado por su situación económica.

Por otra parte, cada vez aparecen más productos preparados y económicos basados en las recetas tradicionales de la Dieta Mediterránea, que pueden competir en el mercado con otras comidas rápidas menos saludables. No obstante, no todos los productos preparados son saludables, ya que muchos tienen un exceso de grasa, para hacerlos más jugosos, o de otros ingredientes poco aconsejables en una alimentación equilibrada, como la sal, azúcares o ciertos conservantes.

La etiqueta nutricional y unos conocimientos básicos en el ámbito de la dietética son las herramientas imprescindibles para que nuestra dieta sea económica, cómoda y saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *