Inicio Enfermedades y nutrición La Alimentación en Época de Alergias

La Alimentación en Época de Alergias

2
303

Una dieta saludable puede hacer que los síntomas alérgicos sean más leves. Los alimentos integrales y sin procesar, libres de conservantes y aditivos deben ser los principales componentes de la dieta del alérgico.

Una dieta variada, donde haya una rotación de los alimentos que componen los menús a lo largo de 1-2 semanas es otra de las recomendaciones básicas para que la alimentación ayude a mejorar la salud.

a00441636 5027

Sobre todo al principio de la época de alergias, se han de evitar los alimentos con mayor capacidad alergizante, aunque habitualmente no se padezca una intolerancia especial frente a ellos. Este es el caso de los productos a base de trigo, que contienen gluten, una proteína especialmente alergizante. En su lugar pueden consumirse productos elaborados con arroz, maíz o quinoa.

Los alimentos que se toman en mayor cantidad al día, como el agua, los cereales y harinas, los lácteos y el aceite debería, son los que más van a influir en el estado de salud, por lo que deberían ser de la mayor calidad posible.

En cuanto la leche y derivados lácteos, se recomienda eliminarlos de la dieta temporalmente, ya que favorecen la producción de mucosidad, empeorando los síntomas de la alergia. Los lácteos más procesados, como los quesos para untar o fundir, natillas, postres y cremas de bollería son los que sobre todo se deberían evitar. Los Lactobacillus presentes en el yogur parecen beneficiar la evolución de los problemas alérgicos, por lo que se podrían consumir con moderación, o mejor un suplementos a base de estos probióticos para evitar la presencia de proteínas lácteas y lactosa.

Las grasas saturadas y las cocinadas, como en las frituras, se deberían reducir al máximo de la dieta del alérgico. Por otra parte, se recomienda el consumo moderado de grasas de calidad, como los aceites vírgenes y los frutos secos y semillas, que proporcionan ácidos grasos esenciales (Omega 3 y 6) que mejoran los síntomas de la alergia por efecto regulador de la respuesta inmune y la inflamación.

El azúcar “roba” el Calcio de los alimentos, y este mineral ayuda a reducir los síntomas alérgicos, por lo que durante la época de alergias es especialmente recomendable eliminarlo de la dieta y sustituirlo por edulcorantes saludables, como la stevia.

Otros alimentos cuyo consumo no está recomendado cuando se padecen alergias estacionales son el chocolate, las grasas hidrogenadas, como las de las margarinas y la bollería industrial, las carnes rojas, los alimentos fritos, el azúcar refinado y todos los productos que tengan polen en su composición.

Como alimentos recomendados en las alergias estacionales, los alimentos ricos en antioxidantes son muy útiles en la prevención y para aliviar los síntomas de la alergia. Estos antioxidantes se encuentran en las frutas y verduras frescas, especialmente en las que tienen más color. Los antioxidantes más eficaces para combatir las alergias son los flavonoides (como la quercitina) y las antocianinas.

Beber una buena cantidad de agua mineral ayudará a realizar la depuración interna de las toxinas acumuladas que empeoran los síntomas alérgicos. También es conveniente beber zumos de frutas naturales, recién hechos, de una a tres veces al día y en ayunas (por ejemplo, a media mañana y a media tarde). Los zumos de pera o piña ayudan sobre todo en la alergia al polvo, a los ácaros y a bacterias. También son muy recomendables los zumos de cítricos por su contenido en vitamina C y bioflavonoides.

Para una depuración más eficaz se puede hacer una cura con vinagre de sidra. Consiste en añadir una cucharada de vinagre de sidra a un vaso de agua mineral y beberlo a pequeños sorbos, y repetir la toma tres veces al día durante 4 o 5 días. Pasado este tiempo, se puede reducir a dos veces al día, y finalizar con una toma al día si los síntomas de la alergia presentan mejoría.

Los alimentos picantes, como la guindilla (rica en capsaicina), los rábanos o el wasabi pueden tener un efecto beneficioso, ya que las sustancias sulfuradas (ricas en azufre) que contienen ejercen un efecto descongestionante nasal. El ajo y la cebolla también son ricas en estos compuestos sulfurados, y se recomienda aumentar su consumo (como en sopas) por su acción mucolítica, muy útil en las alergias de tipo respiratorio.

2 Comentarios

  1. manoli

    13 junio, 2013 en 16:21

    tengo rinitis como la alerjia lo paso fatal q podria tomar el medico no meda nada por que tienen corticoides gracias

  2. Nutrición ecológica

    13 junio, 2013 en 17:22

    Como alternativa natural tienes la Quercitina. En este enlace puedes consultar más sobre sus características: http://www.suplments.com/solaray-quercitina-90-capsulas
    También te puede ayudar bastante el lavado nasal con agua de mar, como el spray nasal de Quinton

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *