La Quinoa Real

0
222

La Quinoa Real (Chenopodium quinoa) es un pseudocereal que se cultiva en Sudamérica (principalmente en los Andes) y Estados Unidos. Se le denomina pseudocereal porque no pertenece a la familia de las gramíneas, pero debido a su alto contenido de almidón su uso es el mismo al de un cereal.

La Quinoa destaca respecto a otros cereales por su elevado contenido en proteínas. Las proteínas de la Quinoa están concentradas en el germen, que supone un 30% del peso total del grano, mientras que en la mayoría de los cereales este germen no sobrepasa el 1% de su peso. Las proteínas que aporta la Quinoa tienen un alto valor biológico, es decir, proporcionan todos los aminoácidos esenciales. Estos aminoácidos son imprescindibles para el organismo, ya que no puede sintetizarlos por si mismo y le son necesarios para fabricar sus propias proteínas (musculo, enzimas, anticuerpos…).

Otra gran ventaja de la Quinoa es que no contiene gluten, proteína que contienen la mayoría de los cereales y que no es asimilada por los bebés ni por las personas afectadas de celiaquía (intolerancia al gluten), síndrome de intestino permeable u otras afecciones o alergias que afecten a la mucosa intestinal.

El contenido en grasa de la Quinoa es bajo, del 4 al 9%, de su peso, siendo la mitad de estas grasas ácido linoleico, ácido graso esencial para el organismo humano. También contiene cantidades apreciables de fibra y Vitaminas C, E, B1, B2, B3 y Ácido Fólico y minerales como Calcio, Magnesio, Fósforo, Potasio y Hierro.

La Quinoa se considera un alimento beneficioso para fortalecer el organismo en general, además de tonificar los riñones y las funciones del corazón. Es muy adecuada para todo tipo de dietas, pero destaca su uso en dietas vegetarianas, como fuente de proteínas vegetales de alta calidad, y en dietas en las que se ha de eliminar el gluten debido a problemas de intolerancia o para, simplemente, preservar una buena salud de la mucosa intestinal.

En el mercado se puede encontrar la Quinoa en distintas presentaciones:

  • En grano. Es la forma más clásica de consumir la Quinoa. Se aconseja lavarlo primero, para eliminar un ingrediente, la saponina, que le da sabor amargo, y a continuación se ha de cocer. Se cocina de forma similar al arroz, hervido en agua o adicionado a caldos, sopas o leche.

  • Harina. Para preparación de masas y pastas o para espesar caldos. Al no contener gluten no es panificable, pero puede enriquecer en proteínas las masas en mezcla con otras harinas.

  • En copos e “hinchada”, formando parte de mueslis, barritas y mezclas de cereales de desayuno.

  • Enriqueciendo las tortas de arroz, pastas italianas, galletas, hamburguesas y leches vegetales.

  • En platos precocinados, como sopas o caldos de cocción “express”.

  • Otros: papillas, tempeh, levadura, leche en polvo, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *