Inicio Superalimentos La Semilla de Lino

La Semilla de Lino

0
174

La semilla de lino puede considerarse como un “alimento funcional” ya que, más allá de sus excelentes aportes nutricionales, posee efectos positivos sobre distintas funciones del organismo, y reduce el riesgo de aparición de determinadas enfermedades. La mayor parte de las propiedades medicinales de la semilla de lino se deben a dos de sus componentes: el ácido graso Omega-3 alfa-linolénico y los lignanos.

 

La semillas de lino se componen mayoritariamente de aceites, ricos en ácidos grasos Omega 3 y Omega 6. También aportan proteínas, carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales.

Las 
grasas en las semillas de lino están en forma de aceite, formado mayoritariamente por ácidos grasos poliinsaturado, principalmente el alfa-linolénico, de la serie Omega-3. La semilla de lino es una de las fuentes vegetales más rica en este ácido graso esencial, pudiendo sustituir al pescado como fuente dietética de este nutriente. Es importante destacar que la semilla de lino aporta mayor cantidad de aceites Omega-3 respecto a los Omega-6. Habitualmente se ingieren demasiados Omega-6 y pocos Omega-3, de ahí la importancia que puede tener introducir las semillas de lino en nuestra dieta.

La proteínas presentes en la semilla de lino contienen todos los aminoácidos esenciales en una proporción muy similar a la de la soja, por lo que son también de alto valor biológico, y no contienen gluten.

En cuanto a las vitaminas, la semilla de lino destaca por su contenido en vitamina E y también contiene vitaminas del grupo B (como el ácido fólico) y carotenos. Aunque no se caracterizan por su riqueza en minerales, las semillas de lino aportan cantidades discretas de yodo, zinc, hierro, magnesio, calcio, azufre, potasio, fósforo, manganeso, silicio, cobre, níquel, molibdeno, cromo y cobalto.

Al igual que otros frutos secos y semillas, las semillas de lino son ricas tanto en fibra soluble como insoluble. La fracción soluble (mucílagos y gomas), contribuye a estabilizar los niveles de glucosa en sangre, a la reducción del nivel de colesterol y a la eliminación de toxinas presentes en el intestino, mientras que la fracción insoluble (celulosa) es la principal responsable del efecto laxante.

Uno de los componentes de la fibra de las semillas de lino son los lignanos. Cuando las bacterias en el tracto digestivo actúan sobre los lignanos estos se convierten en compuestos fitroestrogénicos (enterodiol y enterolactona), potentes sustancias similares a las hormonas sexuales. Éstas “hormonas” antagonizan parcialmente los efectos indeseables de los estrógenos animales y de esta manera bloquean la formación de tumores inducidos por hormonas (mama, próstata y colon principalmente), o su crecimiento cuando ya se han producido. Los lignanos tambien son considerados antioxidantes, pudiendo proteger las células de los agentes causantes de cáncer.

Beneficios de las semillas de lino para la salud:

· Tiene efecto calmante en caso de gastritis, úlcera gastroduodenal, estreñimiento y colitis. 

· Previenen y mejoran el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. Debido al efecto de los ácidos grasos Omega-3, las semillas de lino reducen el colesterol, evitan la arteriosclerosis, favorecen el buen funcionamiento del corazón y del sistema vascular y protege contra las trombosis y embolias cerebrales. 



· Previenen y mejoran el pronóstico del cáncer asociado a un exceso de actividad hormonal, como el de mama y el de próstata. Los lignanos de las semillas de lino protegen a nuestras células de la degeneración cancerosa. 


· Mejoran los síntomas de las enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso, la psoriasis y la colitis ulcerosa. Los ácidos grasos Omega-3, en combinación con los lignanos, frenan los procesos inflamatorios crónicos y fortalecen el sistema inmunológico. 



· Ayudan a aliviar los síntomas de la menopausia y previenen la pérdida de masa ósea relacionada con la edad, que puede llevar a la osteoporosis. Los lignanos, al igual que las isoflavonas y otros fitoestrógenos, favorecen la mineralización de los huesos
.

· Mejoran situaciones de estrés nervioso, depresión, pérdida de memoria y deterioro cognitivo.

Para obtener el máximo beneficio de las semillas de lino se recomienda triturarlas o, al menos masticarlas bien, ya que de su dura capa exterior puede impedir que se liberen sus activos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *