Inicio Enfermedades y nutrición Las Alergias a Alimentos son Más Frecuentes en la Escuela

Las Alergias a Alimentos son Más Frecuentes en la Escuela

0
99

La incidencia de la alergia alimentaria en España ha aumentado en los últimos años, afectando alrededor del 8% de los niños y adolescentes, y al 3,5% de la población adulta. Estos datos ponen en evidencia que esta enfermedad es el doble de frecuente en niños que en adultos.

Es posible que se produzcan más casos de alergias alimentarias en los últimos años, pero también ha habido mejoras notables en los diagnósticos, que permiten detectar más casos y controlarlos desde el momento que aparecen, evitándose complicaciones agudas y la predisposición a desarrollar determinadas enfermedades en el futuro (sobre todo enfermedades crónicas y/o degenerativas).

Las Alergias a Alimentos son Mas Frecuentes en la Escuela

En el caso de los niños es de gran importancia la detección precoz para evitar los ataques alérgicos, que pueden llegar a comprometer la vida del paciente. La mayoría de estos ataques alérgicos infantiles se producen en ámbito escolar, que es donde suelen pasar más horas al día y en muchos casos realizar varias de las comidas principales. En este sentido la formación del profesorado y del personal en general de los centros educativos es de gran importancia para manejar correctamente los casos que se presenten, que pueden llegar a ser potencialmente graves.

La formación de los educadores también puede ayudar a la detección de nuevos casos de alergia a alimentos entre los niños.

Las alergias alimentarias pueden afectar a todo el organismo, provocando un proceso denominado anafilaxia, y que cursa con síntomas cutáneos, como la urticaria y el angioedema, junto con la afectación de sistemas como el respiratorio, cardiovascular o digestivo, y puede incluso llegar a ser mortal.

La leche y el huevo son los alimentos que destacan como las causas alimentarias más frecuentes de anafilaxia, especialmente en menores de cinco años. A medida que los niños crecen pueden desarrollar sensibilizaciones a alimentos como el pescado, la fruta o los frutos secos, por lo que no se puede nunca descartar que alimentos que eran bien tolerados por el niño produzcan alergias en un futuro.

Un adecuado diagnóstico de las alergias alimentarias en los niños, y el trabajo conjunto de pediatras, el nutricionistas y el alergólogos puede evitar accidentes de anafilaxia o el caso contrario, que por temor se de al niño una dieta excesivamente restrictiva que le provoque un déficit nutricional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *