Inicio Sin categoría Los Niños Obesos son Más Vulnerables a la Publicidad

Los Niños Obesos son Más Vulnerables a la Publicidad

0
32

La publicidad puede ser uno de los factores decisivos para que se produzca la obesidad infantil, junto con otros causas como los hábitos de vida, los genes o el entorno.

Para determinar hasta que punto el marketing puede predisponer a los niños a la obesidad, la Universidad de Missouri-Kansas City realizó un estudio que concluye, aunque no de forma definitiva, que el cerebro de los niños con sobrepeso es más vulnerable al marketing de la industria alimentaria que el de otros niños que tienen un peso saludable.

Los investigadores encargados de este estudio querían comprobar si existían diferencias en la respuesta neuronal de los niños en función de su peso. Los niños sometidos a estudio, la mitad de ellos con sobrepeso, fueron encuestados para valorar su capacidad de autocontrol, y se les mostraron imágenes publicitarias de productos de alimentación y de otros artículos no relacionados con la comida a la vez que se observaba su actividad cerebral (por técnicas de resonancia magnética).

Tras estas pruebas, el estudio mostró que los niños con sobrepeso eran más impulsivos que los que no sufrían este problema. También puso de manifiesto que durante la observación de las imágenes publicitarias de productos de alimentación, los niños con peso normal presentaban una mayor activación de regiones cerebrales implicadas en el autocontrol y el control cognitivo que los niños con sobrepeso, que eran más fácilmente sugestionables por esta publicidad.

El marketing de productos de alimentación puede producir en los niños con sobrepeso una respuesta más marcada en regiones cerebrales relacionadas con la recompensa que en los niños con peso saludable, y podría ser una de las causas de que este tipo de publicidad les produzca mayor motivación por la comida que a sus compañeros.

A la luz de este estudio, se plantea la conveniencia de mejorar el autocontrol en los niños como clave para combatir la obesidad, tanto en actuaciones preventivas como en los tratamientos de problemas de sobrepeso ya instaurado. También es necesario profundizar más en estas observaciones, y evaluar cual es la respuesta cerebral de los niños expuestos a publicidad antes y después de haberles sometido a programas para reducir la obesidad, y así poder confirmar estas hipótesis iniciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *