No te Dejes la Merienda

Los tentempiés de media mañana y media tarde, o meriendas, son considerados frecuentemente como ingestas reservadas a escolares, cuando realmente son un aporte nutritivo necesario en todas las edades y estilos de vida.

Se recomienda, para toda la población en general, diistribuir los alimentos a lo largo del día en 4 ó 5 comidas, de manera que las calorías se repartan en un 25% en el desayuno, 30%-35% en la comida, 15% en la merienda y 25-30% en la cena. Si el desayuno es más ligero, se puede introducir el almuerzo de media mañana, que evitará que se llegue al medio día demasiado fatigado.

Este reparto uniforme de la energía y los nutrientes que el organismo necesita a lo largo del día supone una ventaja nutricional, ya que garantiza el mantenimiento de niveles constantes de glucosa en sangre, evitando bajadas de energía.

A FAVOR DE LA MERIENDA

· Los tentempiés suponen una pausa y una recuperación de energía, necesaria para continuar con las actividades de la jornada hasta que llegue la comida o la cena.

· Un hábito de meriendas basadas en alimentos saludables y ajustadas en cantidad ayuda a controlar el sobrepeso, ya que calman el apetito, disminuye el picoteo desorganizado entre horas, y se llega a la comida o a la cena con menos sensación de hambre, evitándose los “atracones”.

· Las meriendas pueden aprovecharse para completar las raciones diarias recomendadas de ciertos grupos de alimentos, como frutas, cereales y lácteos, que sin estos tentempiés serían difíciles de cubrir.

· Puede resultar crucial para cubrir las necesidades nutricionales de determinados grupos de población:

  • Niños y adolescentes.

El aparato digestivo de los niños, todavía inmaduro, no está preparado para estar muchas horas sin comer.

La merienda ayuda a completar unas necesidades nutricionales muy exigentes en cuanto a calidad y cantidad de los nutrientes con motivo del crecimiento y desarrollo físico y mental, a lo que se le suma el aumento de actividad en estas edades.

  • Embarazadas y madres lactantes.

Los tentempiés son la manera más equilibrada de cubrir el aumento de las necesidades nutricionales que se produce en estas etapas.

  • Ancianos.

A estas edades la capacidad digestiva es menor, por lo que los tentempiés facilitan una nutrición suficiente sin provocar dificultades digestivas.

UNA BUENA MERIENDA

· El tentempié debe de estar suficientemente alejado de las comidas principales para no afectar negativamente a la digestión de la que le precede (desayuno o comida del mediodía) ni saciar tanto como para impedir la siguiente (comida del medio día o cena).

· Se ha de cuidar el tipo de alimentos a incluir. Se recomienda combinar cereales, frutas y lácteos o irlos alternando en los diferentes tentempiés a lo largo de la semana. Estas comidas son aprovechadas en muchas ocasiones para consumir bollería y otros alimentos excesivamente calóricos o ricos en grasas saturadas y azúcares refinados, cuyo consumo se aconseja moderar ya que si se toman en de forma habitual pueden ocasionar sobrepeso, obesidad y otras patologías.

· Las cantidades de alimento a ingerir deben ser acordes a las necesidades propias de cada persona y a la actividad que va a desarrollar.

OPCIONES SALUDABLES DE TENTEMPIÉ

· Leche (o bebida vegetal) con cereales en copos o solubles.

· Batidos de leche (o bebida vegetal) y fruta.

· Barritas de cereales con frutas, chocolate, semillas, frutos secos…

· Pan con chocolate y una fruta.

· Yogur y frutos secos

· Bocadillos que incluyan proteína animal o vegetal (jamón y queso, texturizados de soja, patés vegetales).

· Tortas de arroz, quinoa, maiz u otros cereales con acompañamiento dulce (cubiertas de chocolate, yogur…) o salado (queso, jamón, patés vegetales…).

1 COMENTARIO

  1. Mi hijo tiene diabetes tipo 1 necesito ayuda que lo que puede comer en su tentempie solo tiene 11 anitos

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí