Inicio Dieta equilibrada ¿Por que se sigue Comiendo Mal?

¿Por que se sigue Comiendo Mal?

0
19

Según datos de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) junto con la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), no hay una preocupación real entre la población española de como influye la alimentación en la salud. Muchos españoles siguen comiendo mal, debido a una baja percepción del riesgo para la salud que conlleva el sobrepeso y la obesidad, faltando motivación para que cambien sus hábitos de alimentación.

En España hay ya unas elevadas tasas de sobrepeso y obesidad, siendo un problema que afecta a más de la mitad de la población adulta y al 44% de los niños. A la vista de estos datos está claro que, en el tema de alimentación, los conceptos no se están transmitiendo de forma adecuada.

¿por que se sigue comiendo mal?

Los expertos en nutrición comentan que la obesidad se sigue viendo por muchos como un problema estético, cuando lo más preocupante debería de ser sus consecuencias para la salud. Cada kilo de sobrepeso contribuye al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas, como la hipertensión y la diabetes, y este hecho es lo que realmente debería ser relevante para mantener un peso adecuado. También señalan que la mayoría de los españoles sí saben cómo tienen que comer, pero les falta voluntad e iniciativa, debido en gran medida a que tienen una baja percepción de la obesidad como problema de salud.

Con el objetivo de revertir esta tendencia, los expertos insisten en la necesidad de dar mayor importancia a la alimentación en la planificación de las tareas semanales, y organizarse para que esta sea variada a lo largo de toda la semana. Se ha de planificar el menú de la semana, y hacer la compra en función de este. Se consigue así, además de seguir una dieta más saludable, reducir el consumo de comida procesada y de comida rápida, que afecta negativamente a la salud cuando se consume de forma habitual.

Otra de las recomendaciones habituales, pero que no se sigue con la frecuencia deseada, es la de comer al menos dos raciones de verdura al día (una cruda y otra cocinada) y entre dos y tres piezas de fruta. Una cuarta parte de la alimentación debe estar compuesta por cereales, legumbres o patatas.

Diversos estudios han puesto de manifiesto que la alimentación de los españoles se va alejando cada vez más de la dieta mediterránea, y que sólo el 43% de la población toman a diario verduras y hortalizas y un 37,8% fruta.

En cuanto a la carne, se podrían consumir como máximo seis raciones a la semana, cuando suelen ser más, y se recomiendan al menos cuatro raciones de pescado por semana.

Tan importante como seguir estas recomendaciones alimenticias son los hábitos en la comida, como realizarla en familia y sin distracciones del exterior, como la televisión. Estos hábitos ayudarán a toda la familia a comer más sano y variado y hará que los más pequeños aprendan la importancia de determinados alimentos y se den cuenta y disfruten de lo que están comiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *