Inicio Sin categoría Refrescarse con Salud

Refrescarse con Salud

3
16

Los refrescos y otras bebidas azucaradas tienen su mayor consumo en las épocas de primavera y verano, para refrescar de las altas temperaturas a la vez que se disfruta de su sabor. Sin embargo, mucho más efectivos para refrigerar e hidratar son el agua, las infusiones frías y los zumos de frutas naturales, sin azúcares añadidos, y más beneficiosos para el organismo.

El consumo frecuente de refrescos y zumos azucarados genera adicción al azúcar, así como a otros componentes, como la cafeína, produciendo a largo plazo, si su consumo es excesivo, problemas de salud como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y osteoporosis.

Refrescarse+con+Salud

Sin necesidad de llegar a un consumo abusivo, beber habitualmente refrescos y bebidas azucaradas provoca una serie de efectos perjudiciales para el organismo:

· Trastornos digestivos. Por su alto contenido en azúcares, aditivos y pH ácido.

· Favorecen el sobrepeso y la obesidad, ya que son bebidas ricas en azúcares (y calorías) y suelen contener sodio, que provoca retención de líquidos.

· Aumentan el riesgo de padecer osteoporosis. Las bebidas carbonatadas (con gas) contienen fosfatos, que dificulta la absorción del calcio de los alimentos, favoreciendo que los huesos se debiliten.

· Muchos refrescos contienen oxalatos, que pueden provocar en personas con antecedentes la aparición de cálculos renales.

· El azúcar que contienen la mayoría de estas bebidas hace que aumente la aparición de caries.

· Son adictivas, provocando que su consumo sea cada vez más frecuente.

· Los refrescos con cafeína u otros excitantes producen insomnio y alteraciones del sueño.

· A largo plazo pueden provocar un mal funcionamiento de los órganos de limpieza del organismo, como son el hígado y los riñones.

El etiquetado de estas bebidas puede ser una buena ayuda a la hora de informar sobre sus características nutricionales y potenciales riesgos para la salud, como el contenido en azúcares simples, calorías y sales.

En Europa el etiquetado de las bebidas no será obligatorio hasta el año 2016, aunque ya hay muchos fabricantes que incluyen estas especificaciones. De este modo, se podrá actuar mejor frente al sobrepeso y la obesidad infantil, que se ha demostrado que están motivados, en gran medida, por el alto consumo de estas bebidas.

Este hecho es aún más preocupante si se tiene en cuenta que las campañas de publicidad de muchos refrescos carbonatados y bebidas azucaradas están sobre todo dirigidas en promover el consumo entre los más jóvenes, que finalmente son los que más los consumen.

El agua es la bebida más recomendable para el organismo humano. Las infusiones, además de hidratar, pueden tener efectos terapeúticos (digestivas, antioxidantes, drenantes, etc.) o simplemente hacen más apetecible la hidratación. Se recomienda no endulzarlas o hacerlo con edulcorantes acalóricos, como la Stevia.

Si se necesita un extra de minerales se puede optar por el agua de coco, que repone líquidos y minerales sin exceso de azúcares. Los zumos se han de consumir con moderación, prefiriendo los que son procedentes de fuentes naturales y sin azúcares añadidos.

3 Comentarios

  1. nuria

    19 Mayo, 2013 en 14:05

    Y la cerveza?

  2. Nutrición ecológica

    21 Mayo, 2013 en 06:30

    Para refrescar e hidratar, sin alcohol y con moderación, ya que también es fuente de azúcares.

  3. Andrea

    24 Junio, 2013 en 11:13

    La Stevia es muy cara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *