Inicio Sin categoría Seguir la Dieta Mediterránea Favorece la Fertilidad

Seguir la Dieta Mediterránea Favorece la Fertilidad

0
49

Los hábitos de vida saludables, como practicar actividad física moderada de forma regular, no fumar ni beber alcohol, evitar el estrés, y seguir la dieta mediterránea influyen de forma positiva en la mejora de la capacidad reproductiva.

Diversos estudios confirman que la dieta mediterránea, rica en verduras, legumbres, aceite y pescado, está relacionada con una disminución de los problemas de ovulación y en una mejor desarrollo del embrión y el feto.

seguir la dieta mediterranea favorece el embarazo

El estrés, las dietas desequilibradas, los hábitos tóxicos y la vida sedentaria son factores negativos para la fertilidad. El café, cuyo consumo no está recomendado durante el embarazo, parece no ser perjudicial para la capacidad reproductiva, siempre que se tome de forma moderada.

El estrés es sin duda uno de los factores que más puede influir sobre la fertilidad, tanto de la mujer como del hombre.

El tabaco es un hábito tóxico altamente nocivo para la fertilidad. Afecta negativamente en la mujer a nivel de ovario, trompa, útero, embrión, feto y recién nacido. También hay evidencias de que el tabaco afecta negativamente a la producción de espermatozoides en el hombre.

Otro tóxico muy frecuente en la sociedad actual, como es el alcohol, provoca en la mujer trastornos en la ovulación, disminución de la fertilidad y mayor probabilidad de abortos. Respecto al hombre, se reduce la cantidad y movilidad de los espermatozoides, y aumentan los espermatozoides anormales.

La actividad física moderada, practicada de forma habitual, puede ser beneficiosa para la salud reproductiva por el efecto que tiene en el control del peso, en la disminución del estrés y en el aumento de la autoestima. Sin embargo, el exceso de actividad física puede aumentar el riesgo de infertilidad al alterar el equilibrio y el correcto funcionamiento hormonal.

También el peso corporal influye de forma significativa en la fertilidad. La obesidad puede afectar negativamente a las funciones del ovario, a la calidad de los óvulos y el endometrio y a la ovulación. El bajo peso en la mujer puede llevar a la alteración de los ciclos menstruales, a la falta de ovulación y a la supresión completa de la menstruación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *